27.3.10

Hilo negro: nombres y más

Primero que nada, he de decir que NO HEMOS ESCOGIDO NOMBRE para nuestra retoña. Segundo, he de decir que entiendo muy bien que es natural que la gente pregunte si ya escogimos nombre, no los culpo. El problema es que cuando se juntan los dos hechos anteriores con la cantidad de gente diferente con la que hablo, el resultado es que varias veces a la semana tengo que pasar por la conversación relacionada con los nombres, y ya no puedo más, ya estoy harta. El consejo familiar formado por Niv y por mi ha decidido de manera oficial que la primera persona en saber el nombre de nuestra hija va a ser nuestra hija y así todo más fácil. Pueden preguntar todo lo que quieran, no vamos a decir el nombre (cuando decidamos cuál es). De manera solemne prometo que no va a llegar el día del nacimiento sin una decisión, así que no se preocupen, y para tranquilizarlos, les aseguro que no andamos taaan perdidos.

Pasando a otros temas, ha sido un gozo enorme vivir los primeros días con clima primaveral en estas tierras. No les puedo acabar de explicar el nivel de felicidad que me provoca no tener que usar mallas gruesas (la mayoría no de maternidad) debajo de los pantalones. Descubrí con alegría que varios de mis vestidos normales tiene cancha para la panza, así que he estado usando vestidos últimamente. El lado bueno es que es un look refrescante después de un largo invierno, el lado curioso es que los vestidos me hacen ver mucho más embarazada que los pantalones, así que mucha gente ha puesto cara de sorpresa, como si la panza me hubiera crecido súbitamente. Cabe aclarar que en efecto traigo una gran panza, si sigo a éste paso voy a ser una ballena en poco tiempo, pero aún así creo que los vestidos acentúan bastante el efecto.

Ayer fuimos al doctor a checar a las muchachas (ella y yo). Ella estuvo inusualmente calmada, con las manos en la cara como diciendo "déjenme en paz". Durante el ultrasonido, me sorprendió ver que estaba moviendo bastante las piernas y sin embargo yo no sentía nada. Me llevó a preguntarme, qué nivel de patadas o manazos tendrá que dar cuando siento cláramente el "golpe" en algún lugar específico y cuando hasta Niv lo siente. En todo caso, siento que poco a poco se va asentando en rutinas de movimiento más o menos reconocibles, como las ahora tradicionales "noches de disco" y "mañanas de box".

Otra novedad es que recién recibí mi flamante DVD de yoga para embarazadas. Opté por la via casera-solitaria porque en esta ciudad hay uan especie de complot que supone que las mujeres embarazadas no tienen oficio ni beneficio y que siempre pueden ir a clases los miércoles a las 3:00, y pus no, las que tenemos chamba no podemos. Mi DVD tiene tres señoras, una para cada trimestre con unas mallitas de diferente color, cosa que hace muy fácil seguir los ejercicios. Apenas llevo un par de sesiones y puedo sentir a mi espalda gritando "¡gracias!. ¡¡al fin!!", eso sin contar el hecho de que llevo un par de noches durmiendo como angelito y despértándome a buena hora. Lástima que me tardé en tomar esta decisión, me hubiera ahorrado algunas molestias desde hace un par de meses.

Usando la recién renovada estación de U-bahn
Panza en vestido

5 comentarios:

Julia dijo...

Oh my goodness, you DO look pregnant in that dress! :) I found yoga really helpful for my back as well. I did go to a group exercise class when I was pregnant with Grace and it was very weird. It was structured to mimic labor (?!) and started with slow stretching then ramped up more intense cardio at the end. Weird...

Jocelly dijo...

Me encanta el look panza/vestido/lentes oscuros/botas. Y también la pose. ¡Estás muy guapa!

Martha dijo...

Te ves guapísimiamente invernal, mi amor

v g m dijo...

Te ves super bien!!!
con los nombres... nosotros usamos la técnica de usar un nombre un tanto ridículo y exótico y hacerlo con gran seriedad... la gente no sabia si era en serio o no y nosotros nos divertimos mucho...

Ana dijo...

Te ves espléndida, el tamaño de la panza da igual, crece sin que podamos hacer nada al respecto. No dejes de hacer yoga, incluso después de que nazca la retoña, ayuda mucho para recuperarse. Mi consejo es que te concentres mucho en aprender a relajar, en un músculo relajado el dolor es considerablemente menor y mucho más llevadero. Yo tuve dos partos naturales sin una gota de anestesia y te puedo asegurar que no los padecí, hasta los difruté. Besos a los tres en abastanza!