27.7.10

Primeros...

Como es lógico, aca todos los días celebramos algun "primero". Aqui les va un compendio de los últimos días.

El jueves salimos a la calle por primera vez. Estrenamos la carriola yendo a comprar cosas con mi mamá, cosa que logramos hacer con éxito, pero que me dejó hecha polvo. Leah se pone muy contenta en la calle y en movimiento, además fue un hit con un montón de señoras y hasta un señor. Cerramos la salida visitando la sinagoga en compañía de mi suegra. Esa noche salimos a cenar aqui cerca y quedamos atrapados por una tormenta eléctrica, pero sobrevivimos.

Mi cumpleaños fue celebrado llevando a la muchacha a su primer museo. Se trató de una exposición temporal, obras de pequeño formato de los miembros del movimiento Blaue Reiter, que entre otros miembros tiene a Paul Klee, mi pintor favorito. Gran manera de celebrar mis 35. En la noche, mi marido me hizo una rica carne y mi hermano un rico pastel. Cenamos muy contentos aca en la casa.

El sábado Leah recibió su primer baño, todo a cargo de la hebamme. Berreó como loca cuando la desvestimos y en el instante que tocó el agua de la tina puso una mirada muy interesada y se portó como sedita. Con fieso que me da horror repetir la experiencia con mis propias manos, pero esperemos que pronto pueda empezar a practicar para perderle el miedo.

El domingo tuvimos la primera gran despedida de la vida, porque la abuela Martha se regresó a México. Por supuesto que Leah fué la más ecuánime, yo lloré y mi madre sufrió mucho. La extrañamos horrores, pero siendo honestos, hemos sobrevivido mejor de lo esperado después del abandono. Ese día tuvimos la primera visita al parque, donde le dí de comer sentada en un prado.

Ayer no hubo nada espectacular que reportar durante el día, pero la noche es digna de mención porque por primera vez durmió todo el tiempo que no estuvo comiendo o siendo cambiada de pañal. Me queda claro que es poco robable que hoy se repita.

Hoy se le cayó el cordón, así que estamos celebrando sus dos semanas de vida con la aparición oficial de su ombligo.

Kung-Fu kid
Con mamá en su esquina
Primera salida
Tres generaciones
De cumpleaños
En el parque con papá

3 comentarios:

Julia dijo...

Aw, nursing in a meadow-- that sounds lovely!

And yeah, what is up with the terrifying ordeal of giving a newborn a bath? It seems not fair that they are at their most difficult to bathe (floppy little things) when the parents are at their most inexperienced.

Martha dijo...

Ay, qué nostalgia. ¿Y si le pides a la hebamme que te vuelva a guiar en otro baño?

Uda dijo...

Terrorífico, el baño. Si es demasiado, opta por el baño de esponja.