21.7.10

Primeros días

Hebamme: mujer que se ocupa de una o varias de las siguientes actividades. Entrenar a pre-padres en clases pernatales, ayudar a mujeres en el parto, ya sea en casa o en el hospital, cuidar a bebés en el hospital, y monitorear a bebés y mujeres en las dos semanas siguientes después de volver a casa (esto está cubierto por cualquier seguro médico). Son la onda.

El civilizado sistema alemán, permite a las mujeres que tuvieron cesarea quedarse en el hospital cuatro noches. La primera, yo estaba todavía con anestesia raquidea intensa, así que estaba practicamente inmovil. Pasé la noche durmiendo (llevaba 34 horas sin dormir), con pausas para darle el pecho a Leah cuando me la traía una hebamme, que la cuidó el resto del tiempo. La segunda noche se la llevaron unas cuatro horas, pero me la devolvieron muy inquieta así que me la quede el resto del tiempo. Me dejó cansada. La tercera noche fue un infierno absoluto porque acabábamos de descubrir que tenía hambre porque el calostro no era suficiente, así que la atascamos un poco demasiado de formula y se la pasó fatal. La tuve que cambiar de pañal cinco veces y no dormimos casi nada. Llegué a la mañana en un estado deplorable, muerta de cansancio y agobiada. En algún momento troné y me solté a llorar como media hora enfrente de NIv (y de media clínica porque tuve que salir del cuarto a un examen del pediatra). Una doctora dijo que era muy buen signo de que ya venía la leche. La última noche fue mucho mejor, ya no comió tanto y en efecto me llegó la leche asi que todos más felices.

En la clínica recibimos bastantes visitas de amigos, muchos de ellos con niños. Lo bueno es que hay un jardín enorme donde pudimos salir todos a refrescarnos y Leah tuvo unas probaditas del mundo exterior. Entre los regalos que le trajeron habeia un conejo que la ha acompañado en la cuna desde entonces. Julio dijo que por ser el primer amigo de Sofia tenía que llamarse Parménides. Ahora también tenemos a Zenón y a Platón.

Aqui en la casa las cosas han mejorado mucho. Todavía tuvimos una noche sobrealimentada más, y otra en la que la digestión de la pequeña nos hizo sufrir a los tres, pero fuera de eso, la verdad es que hemos descansado bien y hemos aprendido a resolver los pequeños problemas bastante bien. Ya no siento que me acuchillan cada vez que le doy el pecho, ya come solo mi leche y anoche durmió cinco horas de corrido. Ahi la llevamos, pero no descarto algunas noches más activas, porque todavía no entra en ritmo realmente. La hebamme viene todos los días y parece muy complacida con nuestro progreso.

Nos tiene a todos fascinados con sus monerías, que consisten sobre todo en hacer gestos involuntarios, ya sea dormida o despierta. Es realmente muy buena niña y aparte es una belleza. No nos cansamos de verla y darle besitos. Ahi van unas fotos.

Papás felices
Tío y abuela felices
Con Parménides
Bella dormida
Bella despierta (aunque el ángulo sea algo ojete)

3 comentarios:

Martha dijo...

Desde cualquier ángulo es bella. ¡Cómo cambia día a día!

Antonio P. Aldana dijo...

Muchas felicidades, buen camino y larga vida a Leah Sofía.

lucia dijo...

Esta Changuita esta HERMOOOSAAAA, ni la conozco y ya ciento un amooorrrr enorme.