26.2.08

Fin de semana intenso

El viernes a media tarde, tuve que salir zumbando a la estacion de tren para ir a buscar a mi amiga Pamela, que vino a visitarnos con su familia completa: su marido Robert y el pequeño
Emil. Llevamos a Emil al parque, donde tuvimos que detenerlo a cuatro brazos para que no se lanzara a nadar con los patos en el lago, estaba fascinado. Volvimos a casa para preparar y luego degustar una rica cena de pavo con mole oaxaqueño. A Robert lo entretuvo mucho descubrir la técnica para hacer arroz a la mexicana. Acabo de encontrar una fuente importante para tortillas decentes, asi que nos dimos un atasque cual debe ser.

El sábado empezó tempranito porque Emil asi lo dictó y porque había que ir a buscar a mi amigo Joe, que venía de visita de Nuevo México (via Berlín). Disfrutamos todos juntos de un desayuno mexicano con huevos, quesadillas y frijoles... asi se debería de desayunar todos los fines de semana caray. Despedimos a Pamela y su familia, fuimos por un amigo más que está de visita para trabajar con Niv y nos dedicamos a peinar el centro, con el shoping de alimentos de rigor. Cenamos en casa y nos fuimos a la meme temprano (ya estamos viejos).

El domingo fue día de museos. El día estuvo esplendoroso, calido y soleado. Cuando a esta ciudad le regalan un día de primavera en invierno, se cubre de alemanes que cual lagartijas, salen a cargar las pilas tumbándose al sol. Fuimos al Lembachhaus y a la Pinacoteca Moderna. Rematamos la salida cenando en un delicioso restaurant etiope que poco a poco se está haciendo nuestro consentido para llevar visitas. Volvimos a casa a ver películas en lo que matabamos tiempo para que empezaran los oscares.

El recuento de la fiesta virtual del los oscares de éste año: siete participantes con boleta, seis participantes en el chat (de los cuales sólo tres teníamos boleta). Mi papá nos puso una arrastrada bárbara, nos ganó por cuatro categorías. Mi madre y yo quedamos en segundo lugar, luego Daniel, luego Claudia, luego Joe, y mi querido hermano en el fondo de la tabla. La ceremonia estuvo flojona, pero tuvo algunos momentos buenos. Yo en particular disfruté de los montajes históricos. Mal que bien ya llevo varios años viendo el show, descubrí que de 1990 para aca, he visto todas las películas ganadoras del oscar.

El Lunes costó trabajo levantarse y chambear, pero todas las energías quedaron bien almacenadas para asistir en la noche a un conciertazo del cual luego les platico. Hoy martes tuve que levantarme tempranito para asistir a una cita de trabajo importante de la cual espero poderles platicar pronto... el caso es que quedé muy feliz con mi fin de semana, pero estoy hecha polvo.

Fotos

¡Acabo de descubrir los pretzels alfabeto!

Cuando uno se pone cursi

Niv y nuestras visitas

Emil es aficionado de las tazas

Joe en la Lembachhaus

2 comentarios:

Marcos dijo...

Descubrí mas no he visitado un restaurante etiopí en Austin: Aster's Ethiopian. No se que tal sea la comida de allá pero suena bien. ¿Alguna vez fuiste?

http://www.yelp.com/biz/asters-ethiopian-austin

Eva dijo...

Mi querido Kirsch, nunca supe de la existencia de ese lugar mientras estuve en Austin. Deberías ir a probarlo y contarnos. Te prevengo por si no sabías, se come con las manos.