13.6.10

Hilo negro:¡ llegó el tío!

Recien entrado el último mes de éste proceso, llegaron los refuerzos. Mi querido hermanito aterrizó en tierras bávaras hace unos días, y me ha estado apapachando desde entonces. Llegó justo en el momento en que realmente empecé a sentir el rigor del último mes.

En general requiero más descanso, pero de calle lo más importante es mantener los pies en alto. Media hora de caminar o incluso estar sentada con los pies en el piso me garantizan unos tobillos de Botero impresionantes. La ola de calor que tuvimos la semana pasada tampoco ayudó al asunto, nunca había sufrido tanto a 32 grados de temperatura. Esto no quiere decir que ya me haya instalado en estado de ballena encallada (aunque a veces no me faltan ganas), no he dejado de salir ningún día. En el lado bueno de las cosas, sigo durmiendo noches completas.

El tío de la muchacha y yo nos fuimos a ver el partido inaugural del mundial a uno de los (dos) restaurantes mexicanos de acá. Había harto paisano con la verde puesta, y en particular había una mesa llena de mujeres que traían toda clase de triques para hacer ruido, incluyendo una de esas infernales cornetas de plástico. Aparte del gol de Sudáfrica, lo más desconcertante fue que el dueño decidió celebrar el gol de Rafa Márquez con ¡Luis Miguel!. Ya hice reservación para el siguiente partido en el otro restaurant mexicano, con suerte el soundtrack está mejor.

Y bueno, es un total placer tener aca a mi hermano que se ha rifado haciendo desayuno, comida, cena, compras y actividades domésticas varias. Poco a poco le he ido enseñando los modos locales, sobre todo para que el se vuelva más movible en lo que yo me vuelvo menos movil. A ver que tan pronto se aclimata a estas tierras.

De camino al partido
Así se ven dos porristas en una
Primer encuentro con la weissbier
Paseando

2 comentarios:

Verde dijo...

¡¡¡Te estás robando el balón!!!

Martha dijo...

El verde me robó la idea. Pero eres una pelota muy bella.