15.4.10

Hilo negro: músculos, ligamentos y hormonas

No todos los clichés del embarazo son ciertos, pero en mi caso hay algunos que han funcionado perfectamente. El primero es que el segundo trimestre en efecto es la "época dorada", se te empieza a notar la panza, todo mundo te felicita, recuperas energía, eres todavía bastante ágil y móvil. El segundo cliché cierto para mí es que recién entrada al tercer trimestre, la cosa cambia. La espalda empieza a doler más seguido y en más lugares, varios músculos y ligamentos se sacan de onda a la menor provocación, cuesta más trabajo subier escaleras, camina uno más lento, adiós a las comidas grandes.

Otros síntomas que ya llevan presentes un rato, pero que han empeorado con el tiempo son el cerebro disfuncional y los dedos de mantequilla. Ya decidí bautizar los lunes como "los lunes del olvido", casi sin falta ese día llego a la oficina para descubrir que no traigo la llave, o el cable de la compu, o mi cartera, o mi bocadillo de la tarde (muy importante). Se me olvida mandar mails, imprimir cosas, avisarle cosas simples a colegas, y me cuesta mucho más trabajo que antes mantenerme concentrada en lo mismo más de veinte minutos seguidos. Es desafortunado que justo cuando uno menos debería agacharse, es cuando uno más tira cosas al suelo. Se me caen las llaves, las plumas, papelitos, utensilios de cocina (cosa de cuidado), los calcetines que de por sí me cuesta trabajo ponerme... en fin. Es cuestión de resignarse y aprender a no manejar objetos delicados.

En el lado agradable de las cosas, la muchacha se ha asentado a horarios más o menos regulares para moverse y es claro que el espacio en la panza es reducido. Los moviemientos son menos como "patadas" y más como bultitos moviendose. De vez en cuando pega una especie de brincos con todo el cuerpo en los que siento que la panza entera se expande. Todavía no alcanzo a distinguir cláramente ataques de hipo, pero ya los he sospechado un par de veces. Y bueno, el horario nocturno, finamente calculado para cuando su papá ya está profundamente dormido, es cuando se deschonga por completo y sigue practicando mambo sin falta. A veces me despierto a media noche por sed o por dolor de espalda y noto que la actividad en la panza está a todo vapor, pero todavía no me impide volver a dormirme. Hace dos noches empecé a usar una almohada extra entre als piernas y debo decir que sí ayuda bastante a evitar ciertos dolores de cadera. Me asombra que Niv pueda dormir con tantos bultos extra a su lado.

Adiooos pies
Regalo de Clau
Fue un hit en el instituto

6 comentarios:

Julia dijo...

Aaaaaaah, I love that shirt! And oh my gosh, the absentmindedness is so frustrating. I had that, along with some serious emotional insanity, and I felt so disoriented about WHO I WAS and WHY I WAS SO CRAZY.

Martha dijo...

Está fabulosa la camiseta

astropixie dijo...

that shirt is hilarious!!

amydove dijo...

I love the shirt too!

Antonio Noyola dijo...

Haces muy bien en ir registrando tu experiencia de embarazada, y supongo que harás lo mismo cuando nazca la muchacha. La memoria es débil, y pasados los años sólo se tienen recuerdos borrosos de los primeros años de los hijos. Estupendas fotos.

Julio dijo...

Que divertida serie de fotos, si uso la de tus pies como fondo de pantalla en mi laptop como que agarra un efecto 3D.