29.4.10

Mi sesentón favorito

Hoy es un día importante porque marca el momento en el que mi señor padre entra oficialmente a la sexta década de su existencia. En el lado bueno, se va a organizar una celebración como debe ser, lo cual siempre es indicación de salud y bienestar. En el lado triste está que el vivir tan lejos y cargar la panza que me cargo me impide estar con él en éste momento, cosa que me parte el corazón. Volviendo al lado bueno, el pretexto de estar produciendo su primera nieta es suficientemente feliz y loable como para que al final la suma sea totalmente positiva y yo esté en ánimo de celebrarlo todo el fin de semana.

No viene al caso hacer aqui un largo ensayo sobre lo que mi padre significa para mí (tal vez lo prepare para su cumple 65). Baste aqui decir que me siento inmensamente afortunada de que me haya tocado ser la hija de ese señor. He disfrutado enormemente mi tiempo con él, y eso incluye los agarrones que muy de vez en cuando nos hemos llegado a dar, que también son parte de la educación existencial. Lo mejor es que sobre todo nos divertimos mucho estando juntos, le debo una parte importante de mis vicios en la vida (música, cine, lectura, deportes) y ahora espero que me ayude a inculcárselos a la siguiente generación, junto con los muchos buenos hábitos que vienen en el paquete.

A pesar de la distancia, hoy me siento muy cercana a él, a su señora, y a su hijo. Aunque sea de manera virtual, juntos celebramos la fortuna de ser una familia feliz y amorosa dónde quiera que estemos. Hoy toca levantar la copa por nuestro patriarca, abrazarlo, agardecerle, y desearle muchos años más.

¡Te amo papito!, que tengas un gran fin de semana celebratorio.

4 comentarios:

Julia dijo...

Oh my gosh, I LOVE that picture! Hope your dad has a happy, happy birthday.

Antonio Noyola dijo...

Gracias, hija querida.

Martha dijo...

En rigor entra en la séptima década de su existencia

Eva dijo...

En rigor tienes razón, pero suena rudo, así que mejor ahi la dejamos.