4.11.10

Visitas

El pasado fin de semana recibimos unas muy esperadas visitas. Mi querida Acely por fin pudo arrastrar a su marido Mark para venir a visitarnos y la ciudad se puso tan de buenas que tuvimos un clima fabuloso todo el tiempo.

Recorrimos los puntos relevantes del centro con mucha eficiencia y visitamos dos de las tres pinacotecas (Leah ya las visitó todas a estas alturas). Decidimos ir al parque olímpico y trepar a "la montaña" (una lomita) sin saber que íbamos a presenciar un atardecer espectacular. Yo no sabia que el cielo de Munich se aventaba semejantes shows en otoño. Casi quedé en shock cuando Niv me dijo que era la primera vez que visitaba dicho lugar... menos mal que lo llevamos.

Dimos también un decente tour gastronómico de la ciudad, desde pizzas hasta comida asiática, pasando por la comida de ogro en cervecería. Leah aguantó vara bastante bien con las largas caminatas que nos aventamos todos los días, con todo y que la pobre ya queda algo justa en su carriola (y yo que pensé que le iba a durar esta versión hasta los seis meses).

Les debo los últimos chismes sobre la pequeña (es que son muchos), pero no quería dejar pasar la oportunidad de poner varias fotos muy lindas y de comentar el enorme placer que me dio recibir a ese par. Lo pasé riquísimo y los voy a extrañar de vecinos en el continente. ¡Gracias por la visita!

Disfraz de halloween "Emo en miniatura"

¿Qué tal el otoño?

En "la montaña" olímpica

¿A poco no son hermosos mis amores?

Entamalada en su canguro

La familia telerín

Visitantes con una chulada de árbol

Mi estadio olímpico favorito (con perdón del Universitario)

2 comentarios:

Martha dijo...

¿Leah tomó la foto otoñal de los cuatro o dónde la escondieron?

Eva dijo...

Puesss más o menos. Estaba dormida y colgué el tripié de su carriola.