14.11.10

Novedades de otoño

Las preparaciones de la mudanza me han traido muuuuy ocupada, por eso les debo tantos chismes. Papeleo, vender muebles, papeleo, escoger compañía de mudanza, papeleo, ir a reuniones de trabajo, papeleo, organizar cosas en la casa, etc... pura diversión.

Mientras, Leah ha tenido muchas novedades, buenas y malas. Las malas son que tuvo su primer catarro y en un incidente separado, su primera fiebre. El catarro estuvo tranquilo, no lo sufrio gran cosa y nomás nos dejó con la rutina hecha un desastre. Apenas estábamos volviendo a la costumbre diaria, cuando le atacó una de esas fiebres leves de menos de 24 horas. El doctor sugiere que podría ser culpa de dientes movedizos (aunque no estén a punto de slair). Ese episodio estuvo un poco más rudo porque Niv estaba de viaje y ahi la pobre niña sí la pasó mal. No podía dormir y pasó medio día gimiendo lastimosamente. Lo bueno es que en cuanto el paracetamol hizo efecto, a ella se le olvidaron todos los males. La rutina, sigue un poco golpeada, y lo peor es que ya no se ni para qué la quiero si dentro de tres semanas se va a ir a la basura con el viaje.

En el lado bueno de las cosas, Leah cada vez hace más cosas con las manos. Ya agarra todo com ambas, auqnue sigue teniendo preferencia por la izquierda para "trabajos finos". Sigue sin voltearse de panza a espalda. Yo sugiero que en parte es porque está enorme. Su peso y estatura actual la ponen en el 20% de niñas más grandes para su edad. Últimamente le ha dado por tratar de meterse la mano entera a la boca, lo cual apoya la teoría de los dientes movedizos. La otra cosa que es nueva es que le fascina "sentarse", o sea, regargarse en nosotros o en almohadas y estar incorporada. Pone cara de que "ya es grande" cuando la sentamos así.

Y bueno, ya estamos en modo de despedida con mucha gente. hemos tenido varias reuniones en las que queda claro que son las últimas de su tipo. El calendario se está poniendo color de hormiga. Ah, y como parte del papeleo, tenemos que ir a Frankfurt por la visa de Niv, porque no estábamos suficientemente ocupados, claro.

Por último, Leah acaba de alcanzar un tercio de año de vida. Sigue creciendo como quelite y la pobre es feliz sin saber que dentro de poco le van a cambiar TODO menos la compañía de su papás.


Haciendo el ejercicio diario (no le gusta)

Agarrando a Zenón

Con cara de que la agarraron con las manos en la masa

Sentada ella

Cuatro mesesotes

4 comentarios:

Julia dijo...

Oh, moving... It is so horrible. And I've never had to manage an international move, but I must imagine is an even more horrible level of horror. Hang in there...

Martha dijo...

Ya le empieza a quedar chica la sillita

Uda dijo...

¿Qué van a hacer con el super-estéreo de ultra-alta fidelidad que le sacó lágrimas a Niv? ¿Transformador o bye-bye?

Eva dijo...

Por supuesto vienen con nosotros todos los componentes de audio. Se les cambia la conexión.