24.6.08

Descanso

Aprovechando que no hay futbol en estos días, les cuento chismes atrasados.

El otro día me llegué a sentir mal con los alemanes. Me han tratado bien, tengo varios buenos amigos alemanes, y aun asi nomas no podía apoyarlos en el partido contra Portugal. Vimos el partido en un restaurante mexicano, por lo tanto pude expresar mis preferencias (aparte estaba sentada junto a un brasileño), pero una vez que se concretó la victoria teutona, me hicieron montón para pintarme la bandera alemana en el cachete. Me rehusé tanto como pude, pero estuvieron a punto de hacerlo a la fuerza, ¡y eso que solo había tres alemanes en el grupo!. En fin, penoso.

El viernes pasado invitamos a los visitantes de Austin a cenar a la casa. Comimos rico, nos la llevamos tranquila, y poco a poco fuimos abriendo las botellas de vino que teníamos y otras que ellos trajeron. La pasamos muy a gusto. Cuando se fueron todos, hasta los turcos habían dejado de celebrar y el cielo empezaba a clarear. Yo me tomé una aspirina para prevenir daños al día siguiente... y valió pa pura madre, todo el sábado tuve una cruda mortal.

El domingo, ya más recuperada, estuve a punto de tener un accidente serio por un resbalón. Afortunadamente reaccioné a tiempo y estiré el brazo, asi que no pasó a mayores. Dos horas más tarde, noté un ligero dolor en mi hombro, pero supuse que era un tirón leve. A la hora del juego, noté que realmente me producía dolor levantar el brazo para animar a los españoles, asi que opté por moverlo lo menos posible. Desde entonces he estado mudando la mayoría de mis actividades al brazo izquierdo, lo cual es muy factible, pero le suma un 30% de tiempo a muchas actividades. Descubrí lo difícil que es suprimir las reacciones básicas como abrir puertas, empujar botones, o espantar bichitos.

En fin, espero que la tregua del futbol me ayude a recuperarme mas o menos rápido, aunque mañana ya invité e una banda a ver el juego en mi sala. Decidí que como cualquier resultado para ese partido va a provocar un absoluto desmadre en la ciudad, prefiero estar en casa y ver lo que pase desde la ventana. Como sea no voy a poder dormir hasta altas horas de la noche.

1 comentario:

Martha dijo...

Imagínate cómo se va a poner el ambiente en Berlín, sea cual sea el resultado