24.10.08

København II

Para mi sorpresa, el día que había empezado lluvioso y gris, se convirtió en una tarde esplendorosa. Después de visitar museos, opté por caminar por la zona y hacer uso de mi tripié para tomar unas cuantas fotos con el entorno.

En nuestro último día en Copenague, Niv de nuevo decidió quedarse guardado, asi que Martin y yo paseamos un poco más por la ciudad. En particular, pasamos una buena cantidad de tiempo en un lindísimo parque que entre otras cosas está lleno de esculturas curiosas... por supuesto, nos tomamos un montón de fotos.

Así fue como concluyó una muy agradable visita al sur de Escandianavia. Aprovecho para agradecerle una vez más a Martin, nuestro muy amable anfitrión, la pasamos muy bien en el viaje.

La figurita de enmedio soy yo
El diamante negro (que es de granito)
Jugando con los reflejos
Un lago-canal
Trepados en una escultura
Hans Christian Andersen (y yo)
Aprovechando otra escultura

3 comentarios:

Martin dijo...

Os recibir fue un gran placer para mí.

Martha dijo...

Además de pasarla bien, por lo que veo, tú y Martin anduvieron uniformados durante el viaje.

Eva dijo...

Bueeeno, chamarra negra y jeans es casi un uniforme generacional, qué se le va a hacer.