27.1.08

Real Genius

Como parte de las actividades sociales durante la AAS, el señor presidente y uno de sus ex-alumnos decidieron organizar una proyección de la película Real Genius (Martha Coolidge, 1985). Lo maravilloso del asunto, es que la proyección sucedió en la nueva sala del centro del Alamo Drafthouse, un contendiente serio para el título de "mejor cine del universo". Para los que no me hayan oido describir a éste templo de la cinematografía chacotera, el asunto consiste en que uno puede ver su película mientras bebe chela y/o consume alimentos variados, con un staff excelentemente preparado, que no estorba la película para nada. En la versión del centro seguido hay cosas extras en la función: música en vivo, pequeñas rutinas de comedia, concursos, invitados, comentarios al margen, etc...

La película trata sobre una bola de chamacos desmadrosos en Caltech, que trabajan para un profesor vanidoso y maléfico. Fue una de las primeras películas importantes de Val Kilmer. Es un clásico de culto geek. Los boletos de esa función sólo se vendieron entre astrónomos, asi que el resultado fue una sala con un centenar de geeks, viendo un clásico geek... priceless. Para animar la función nos dieron a cada uno: una hoja con citas de la película, unos lentes que convierten la luz en ocho haces de arcoiris concéntricos y un apuntador laser. La otra atracción fue que en la proyección estaba presente Jon Gries, miembro del cast.

La regla que adoptaron para el uso de los láseres fue que sólo se podía apuntar a la pantalla cuando hubiera un láser en la película. Dado que el proyecto principal de los personajes es diseñar un láser poderosísimo... imaginense el desmadre. La pantalla se llenaba de rayas rojas con puntitos verdes cada cinco minutos. El señor presidente (con el cual me llevo de piquete de ombligo después de tomar chelas con él todos los viernes durante seis años, le digo "Mr. president" desde hace dos años nomas por fregar) tenía en su poder un láser especial, que parecía espada jedi, y estaba sentado justo atrás de mi. Cada vez que disparaba su poderoso haz, yo sentía que me iba a horadar el craneo, varias veces me agaché por puro reflejo.

En algún momento de la película, una casa queda completamente llena de palomitas de maiz. justo en esa escena, empezaron a caer cascadas de palomitas desde el balcón del cine a la cabeza de los espectadores. Había una función justo después de la nuestra, no se cómo demonios limpiaron a tiempo. Después de la proyección, John Gries subió a contar historias variadas sobre la filmación y ya estando ahi, él y el anfitrión aprovecharon para hacerle preguntas sobre los términos científicos del filme a la audiencia. Les quedaba claro que nunca iban a volver a tener un público como ese.


John Gries y nuestro anfritrión... más el desastre


Real geniuses dazzled by the light... la lucecita naranja de antes del flash se vio increible con los lentes esos

2 comentarios:

Verde dijo...

Hay veces que he estado tentado a buscar trabajo en Austin, solo por tener ese cine por ahi cerca... en fin, I keep on dreaming.

v g m dijo...

Con toda la admiración profesional que te tengo y aprecio por la amistad debo decir que esta experiencia me sorprendió mucho. Como parte de nuestra vida personal, profesional y académica tenemos tiempo haciendo análisis importantes sobre nuestra huella ecológica y en general sobre el tema de sustentabilidad en todas nuestras acciones y me parece importante que todos tomemos no solo conciencia sino de verdad cambiemos hábitos, es difícil pero el tema es de suma importancia, de entrada les recomiendo muchísimo vean los videos (son decenas pero todos buenísimos) de esta pagina: www.ted.com es impresionante la cantidad de cultura e información que hay ahí.